Diseño Universal del Aprendizaje

La mayoría de las veces, diseñamos nuestras clases para el “alumno promedio”. Es lo más sencillo y lo que siempre nos enseñaron a hacer. Sin embargo, si siempre diseñamos para el promedio, ¿qué sucede con los estudiantes rezagados? Se quedan todavía más atrás… Y, ¿qué pasa con aquéllos que están más avanzados? No tienen oportunidades para explotar al máximo sus capacidades. El Diseño Universal del Aprendizaje es una propuesta que se basa en el principio de que “si diseñamos para la media, excluimos a los márgenes; pero si diseñamos para los márgenes, automáticamente incluimos a la media”.

El ejemplo más claro de ello es una rampa: Si nuestras ciudades son diseñadas para la persona promedio, terminan llenas de escalones. Sin embargo, si diseñamos para un margen—una persona con una discapacidad motora, por ejemplo— e incluimos rampas, éstas pueden ser utilizadas no sólo por las personas con discapacidad, sino también por aquellos con una pierna rota, adultos mayores, personas que lleven carriolas y sí, por una persona promedio. Diseñando para un margen, incluimos a la media.

En el Diseño Universal del Aprendizaje, se propone que el profesor utilice una variedad de modos de representación, de expresión y de motivación para atender e incluir a la mayor cantidad de alumnos posible.